lunes, 17 de marzo de 2014

Hablemos sobre pinturas al agua

En este blog la mayoría de las veces que utilizamos pintura para alguna manualidad, estamos usando pintura acrílica. He publicado hace tiempo un artículo sobre esta clase de pintura que podéis ver entrando en el siguiente enlace Hablemos sobre pintura acrílica. Como he dicho en ese post, los acrílicos son un tipo de pintura al agua. Pero dentro de esta categoría existen más que deberíamos conocer, ya que es una parte muy importante de los trabajos que realizamos.




¿Qué es la pintura al agua?

Como podéis deducir por su nombre, este tipo de pintura está compuesta a base de agua. Diría que es la más utilizada en manualidades, y de hecho a mí me parece la más adecuada en la mayoría de los trabajos que realizamos.

Puntos positivos:

- Son muy fáciles de utilizar, prácticamente van del envase a la superficie que queramos cubrir. 
- No desprenden olor, por lo que no será un inconveniente aplicarlas en un lugar cerrado o poco ventilado.
- Altamente resistentes cuando se secan.
- Para corregir errores es posible limpiarlas con agua cuando la pintura todavía está fresca.
- Los pinceles, esponjas o rodillos con los que apliquemos este tipo de pintura, por lo general se pueden lavar fácilmente con agua, sin necesidad de disolventes.


Algunos tipos de pintura al agua:

- Pintura acrílica

Como ya he dicho más arriba, podéis ver más información sobre este tipo de pintura en el enlace Hablemos sobre pintura acrílica. Sólo he de decir en esta ocasión que es mi pintura preferida y que la encontraréis en la mayoría de los trabajos que hacemos en El Taller de Ire, ya que puede aplicarse sobre un gran número de superficies, no amarillea, y resiste tanto a los cambios de temperatura como a la humedad. Por algo lo he incluido en el post sobre Los 10 materiales imprescindibles en un rincón de manualidades.

Sigo diciendo que si sois aficionados a los trabajos hechos a mano, no os pueden faltar unos cuantos botes de pintura acrílica.


- Témpera líquida
Imagen de La Pajarita
Este tipo de pintura es más de uso escolar. Es muy adecuada para que utilicen los niños en sus manualidades con papel, pasta de modelar, cartulina... No abarca tantas superficies como la pintura acrílica. Si probáis, por ejemplo sobre un bote de plástico o una lata, veréis que al secar se irá descascarillando y desprendiendo de la superficie. Por lo tanto, yo la recomiendo más para proyectos con cualquier tipo de papel o cartón, e incluso para la pasta de modelar, como ya he comentado.

Otro inconveniente es que suele ser menos cubriente que la pintura acrílica, pero a la vez la témpera líquida es más económica, así que aunque requiera la aplicación de dos capas, puede sernos de gran ayuda a la hora de cubrir una superficie grande que sea apta para este tipo de pintura.


- Temple
Imagen de Foro Pintura Casa
Lo más habitual es encontrarse este producto en bolsas para que nosotros mismos diluyamos en agua. Podemos controlar la textura de esta pintura mediante la cantidad de agua que le apliquemos. De esta forma podremos crear diferentes acabados dependiendo de cómo hagamos la mezcla y cómo la apliquemos. Así, es posible utilizarla como pintura en relieve, por ejemplo, que en decoración de botes de cristal, marcos de fotos, cuadros... nos dará un buen resultado.

También suele venir en color blanco, y nosotros tendremos que teñirla mediante colorantes o pigmentos naturales.

El temple se utiliza mucho en techos, y el famoso gotelet se puede hacer con este tipo de pintura.


- Pintura plástica
Imagen de Hogar.Pisos.com
Lo mejor de esta pintura es que al secarse deja una capa plástica en la superficie y así resulta más resistente y es posible lavar el objeto en el que la hemos aplicado. Por este motivo es muy utilizada en paredes tanto de interior como de exterior.

La pintura plástica tiene un tiempo de secado bastante rápido, dependiendo un poco de la temperatura y la humedad del ambiente.

Si la utilizáis para manualidades veréis que es muy cubriente y que con muy poca cantidad podéis abarcar una gran superficie. Además, un aspecto muy positivo de la pintura plástica es que no vamos a tener que aplicarle ningún tipo de barniz, ya que las venden con el acabado que queramos (mate, brillante o satinado).

Si os ha gustado esta entrada tal vez os interesen otros artículos que se han publicado en El Taller de Ire. Podéis verlos entrando AQUÍ.

Recuerda que también puedes seguir El Taller de Ire en:
Facebook
Twitter

LinkWithin



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...